Restaurante Le Tapir

Le Tapir

Al lado de nuestra galería tenemos nuestro nuevo restaurante Le Tapir, donde ofrecemos desayuno, almuerzo y cena o simplemente un buen café o jugo de frutas frescas, mientras observa colibríes y quetzales. Nuestro chef prepara platillos de pasta casera y deliciosos platos decorados con hierbas frescas y orgánicas de nuestra propia huerta.

Disfrute de un almuerzo con una hermosa vista en este acogedor y moderno restaurante de paredes de vidrio, o disfrute del calor de las chimeneas de etanol con una vista a nuestro jardín iluminado durante las noches frías.

El restaurante está abierto los siete días de la semana, de 7.00 AM a 21.00 PM. En el horario en que esté el restaurante abierto se puede disfrutar de desayuno, almuerzo, cena o comidas a la carta. El desayuno está incluido en el precio de la habitación y se sirve de 7.00 AM a 9.00 AM, el almuerzo desde las 12.00 PM hasta las 16.30 PM y la cena de 17.30 PM hasta las 21.00 PM.

Detrás del restaurante, dispersos en nuestro jardín, hemos creado diferentes lugares en los que cultivamos nuestras propias hierbas orgánicas, sin el uso de pesticidas e insecticidas, y fertilizadas con humus de lombriz producido a partir de los residuos orgánicos de nuestro restaurante.

Pequeños rótulos indican el nombre de cada hierba y su procedencia, lo cual permite que usted se pueda auto guiar a lo largo de 20 especies conocidas de hierbas o algunas más exóticas que crecen en este clima fresco.

Durante el almuerzo y la cena se pueden encontrar estas hierbas en su plato, como ingredientes y como decoración. Antes de que cada comida sea preparada y servida, nuestro chef recolecta las hierbas necesarias y algunos vegetales como espinacas. Toda la decoración en su plato, hasta las flores son comestibles. Entonces, venga a nuestro hotel de montaña y disfrute de nuestras comidas frescas servidas en un hermoso ambiente.

“As people who have spent 15 months in CR during the past five years, it takes a lot to impress. However, we loved our two days here, GREAT FOOD, lovely views and a really different experience. The highlight of course was the resplendant quetzal – alone worth the visit.”
Jon & Molly Nicholls