Actividades en la Región

En el valle

Desde Dantica Cloud Forest Lodge el camino continúa bajando hacia el valle de San Gerardo de Dota por otros 6 kilómetros. Al final, inicia un sendero que lo lleva a la cascada más hermosa del valle, a través de un frondoso bosque montano bajo. La caminata no es fácil y le tomará por lo menos 3 horas. Hay algunos buenos senderos en esta zona baja con hermosos helechos. La iglesia está abierta los martes de la primer y tercera semana de cada mes, a las 2:00 p.m.

Alrededor de San Gerardo de Dota

Desde San Gerardo hacia San José hay algunas reservas forestales privadas que merecen ser visitadas, como Madre Selva o Finca Eddy Serrano. En el km 50 usted puede girar a la izquierda hacia la región de Los Santos. Alrededor de las ciudades cafetales de Santa María de Dota y San Marcos de Tarrazú, hay una serie de tours a realizar, como el tour de café, el tour de frutas y tour de canopy, entre otros. Trabajamos en conjunto con Los Santos Tours para organizar excursiones para usted.

Siguiendo la carretera Interamericana, nueve kilómetros hacia San Isidro, se puede visitar la vegetación de páramo del Cerro de la Muerte. Desde aquí se pueden ver espectaculares amaneceres y en una mañana clara se puede ver tanto el Océano Pacífico como el Caribe.

Visitando áreas protegidas y parques nacionales

Hay un número de áreas protegidas en todo Dantica que merecen una visita. Aquí está el tiempo que se maneja desde Dantica hasta la entrada principal de cada parque o reserva en un radio de 2,5 horas con una breve descripción:

Reserva Forestal Los Santos – 0 minutos

Usted en realidad está aquí dentro de la reserva, porque Dantica y San Gerardo pertenecen a ella. Consiste de un Bosque montano nuboso inferior y superior entre los 1.500 y 3.000 metros de altitud.

Parque Nacional Los Quetzales – 20 minutos

Este es el nuevo Parque Nacional de Costa Rica. A 13 kilómetros siguiendo hacia San Isidro y 9 hacia San José encontrarán las entradas de este parque con vegetación de Bosque nuboso Montano Superior y de Páramo. La casa del guardaparques está en el lado de San José.

Lankester Jardín Botánico – 1,5 horas

Estos hermosos jardines le dan una buena idea de la flora de Costa Rica todo en un mismo lugar. Lankester trabaja en la protección y reproducción de muchas especies endémicas en peligro de extinción, es por eso que la hemos puesto en la sección de áreas protegidas. Son especialmente conocidos por su colección de orquídeas.

Parque Nacional Tapantí – 2,5 horas

Al otro lado de la Carretera Panamericana, usted se encontrará en el Parque Nacional Tapantí, aunque la entrada del parque se encuentra en Orosi. El bosque se compone de bosque nuboso de montaña Superior y Medio, pero mucho más húmedo que el Parque Nacional los Quetzales.

Parque Nacional Volcán Irazú – 2 horas

El volcán más alto definitivamente merece una visita. Usted puede ver los dos océanos desde su punto más alto. La vegetación se compone de bosque enano y de tierra desnuda con dos cráteres.

Monumento Nacional Guayabo – 2,5 horas

Estas son las ruinas más importantes y conocidas de Costa Rica, y sobre todo su entorno en un frondoso bosque hace que sea un lugar interesante para visitar.

Parque Nacional Chirripó – 2 horas

Desde San Gerardo de Rivas, se llega subiendo por la montaña y este paseo le llevará por lo menos de 2 a 3 días. Pasará por el Bosque Nuboso al espectacular Páramo con muchas lagunas pequeñas y hermosas vistas.

Hacienda Barú, Refugio de Vida Silvestre -2 horas

Esta es una reserva privada que merece la visita, sobre todo debido a su énfasis de conservación, buena observación de aves y mamíferos y una gran variedad de tours y canopies.

Parque Nacional Marino Ballena – 2,5 horas

El lugar perfecto para ver delfines y ballenas, aunque estas últimas dependiendo de la estación. El parque se compone de varias playas y mucho mar abierto.

Durante su estancia en nuestro hotel estaremos encantados de darle información más detallada.

“The most spectacular view from any hotel window I’ve seen! Warm hospitality, excellent food and beautiful accommodations. Many, many thanks.”
Fisher-Weitzenkorns.